Translate

sábado, 22 de septiembre de 2012

IRA & RABIA

Contener una de estas salvajes emociones puede ayudarnos a emprender nuestros objetivos en la vida, y mantenernos centrados en la realidad de nuestras metas, pero cuando estas se llevan demasiado tiempo arrastrando, todo aquello que podían habernos aportado es totalmente inocuo en comparación con la descontrolada evolución de los acontecimientos en los que podemos vernos envueltos.


Existen aquellos afortunados que disfrutan de la calma sobrehumana necesaria para afrontar la naturaleza negativa de estos sentimientos, mientras que aquellos que carecen de este control de uno mismo, solo les queda un principio de depresión y un brote de locura, que levemente sazonado con una pizca de decepción existencial, hacen una sencilla receta, cuya espesura se verá incrementada con las burdeces, e ingenuidades de otros, así como sus triviales y menguados sentimientos. Pues hubo quien dijo, y cito textualmente: "No digas de ningún sentimiento que es pequeño o indigno. No vivimos de otra cosa que de nuestros pobres, hermosos, y magníficos sentimientos, y cada uno de ellos contra el que cometemos una injusticia es una estrella que apagamos" (Hermann Hesse 1877-1962)

Es evidente que estas palabras avivan la candidez del ser humano, y que en ellas encuentre cobijo su corazón, pero no puedo evitar pensar que éstas no sean mas que palabras impulsadas por el bello sentido estético de la literatura romanticista, teniendo un verdadero vacío argumental. 
Pecando de sentimental, se aleja  de la verdadera naturaleza de los sentimientos, pues mientras unos son valiosos, otros son simples sensaciones, que debido a nuestra ignorancia confundimos con auténticos sentimientos. 


Al no encontrar una fuente de reflexión solo puedo expresar mi rabia hacia la estupidez humana, que ligada a mi condenada y desesperante capacidad de encontrar la evidencia entre lo ridículo e incoherente, me lleva a situaciones violentamente problemáticas, pues no hay cosa que despierte más mi ira, en su forma más completa, que el saber con absoluta certeza una realidad objetiva e inamovible y que te la nieguen tratando de rebatirla con argumentos que lejos de útiles e interesantes son del todo limitados e inapropiados, e incluso alguno de ellos tan pobre como el tan conocido "pues no", o el inolvidable "porque yo lo digo", cuyo aborrecimiento provoca en mi desde una sincera carcajada, a una serie de reacciones viscerales más bien desagradables. 

Finalmente, la ira y rabia se transforma en odio hacia la persona incapaz de elaborar una respuesta más o menos aceptable.

No obstante, hay un aspecto que me da más bien pena de estas personas, y es que algunas de ellas carecen de preocupación alguna por la sociedad y el sistema que organiza el mundo en el que vivimos, ya sea sobre política o moral. En estos casos, quizá pueda sonar excesiva y dramatizada, pero lo único que despiertan en mi estos seres es desprecio. 


Una no puede afirmar saber tan bien como desearía, pues bien ya en la antigua Grecia hubo alguien que dijo acertadamente"Solo sé que no sé nada", pero a veces no puedo evitar sentir que por muchos pasos que pueda dar, no me llevarán a ningún sitio, ya que me siento como una privilegiada capaz de ver en un mundo de ciegos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario